mayo 31, 2019

Sobre mí

¡Hola! Soy Eva Fernández, la fundadora de…

Eva | Consciente

Escuela de Vida & Amor Consciente

Si has llegado hasta aquí, quizá sea porque puedo acompañarte para que tomes las riendas de tu vida desde el amor a ti mismo/a, desde el respeto absoluto por tu proceso personal, y desde el convencimiento de que ya eres perfecto/a, y de que puedes empezar a vivir ya tu experiencia terrenal desde otro lugar, desde el alma que eres… Sigue leyendo y verás a qué me refiero… Te puedo acompañar en los siguientes procesos:

A recuperar tu salud física, mental y emocional para vivir en paz y en plenitud a través de la TERAPIA INTEGRAL DE VIDA CONSCIENTE (próximamente).

Conectar con el alma que eres y alinearte con tu propósito a través de los REGISTROS AKASCHICOS.

Regenerar y equilibrar la energía de tu cuerpo físico, mental, emocional, energético y espiritual a través de terapias y herramientas como el REIKI, la SONOTERAPIA con Cuencos Tibetanos y el ARUN Tacto Consciente.

Subir la frecuencia de tu materia, tus células, tu cuerpo en talleres, retiros y otros eventos, a través de la MEDITACIÓN, la RESPIRACIÓN CONSCIENTE, el YOGA y los SONIDOS CONSCIENTES.

Es engañoso pretender sentirse bien en todo momento, o que nuestras circunstancias sean fáciles permanentemente. La vida es una marea de emociones y acontecimientos de gran diversidad. Estoy harta de leer infinitos libros de autoayuda, de escuchar sobre el poder de la mente y del pensamiento positivo… que tienen su función, pero que no todo el mundo puede llevar a la práctica en su totalidad, generando sentimiento de culpa y remordimiento, por no estar a la altura, por no ser lo suficientemente positivo, por no ser lo suficientemente perfecto…

Cada uno de nosotros experimentamos malestar físico, mental y emocional en mayor o menor medida, vivimos experiencias traumáticas, sentimos dolor, pena y sufrimiento… y esto nos hace tener la tendencia consciente e inconsciente de buscar un estado en el cual podamos disfrutar de la felicidad eterna. El camino para alcanzar esa felicidad no pasa, precisamente, por alejar de nosotros determinadas experiencias, o el deseo de atraer otras. No se trata de estar siempre ‘happy flower’, no se trata de tener una vida ‘ideal’.


Quizá esto no tenga sentido para ti en este momento, aunque me temo que no es casualidad que andes por aquí.


He experimentado que el único «esfuerzo» que tenemos que hacer para alcanzar una vida plena y en paz es subir la frecuencia energética de nuestra materia física, de nuestro cuerpo, y a la vez alinearnos con el plan del alma que somos, para así poder abrazar cada una de las experiencias que la vida nos ofrece, aceptando que forman parte de nuestro verdadero propósito: ¡Vivir!, sabiendo que lo hacemos lo mejor que sabemos en cada momento. Quizá estés aquí porque sientes que puedo acompañarte a entender todo esto que te digo a través de herramientas increíblemente sencillas, accesibles y muy, muy poderosas… Lo he experimentado en mi cuerpo serrano, y en la sección de testimonios podrás leer las opiniones de personas que ya han probado conmigo las técnicas que aquí te ofrezco.


¿Quieres saber más sobre mí? Te cuento…


Nací en Granada, pero me he criado en Almería. Y aunque he dado más vueltas que un trompo yendo de aquí para allá, actualmente vivo en un pueblo de la sierra en la Alpujarra Almeriense, y es aquí donde se ha materializado uno de mis sueños…

Darle forma a Eva|Consciente, donde encontrarás herramientas que te ayudarán a vivir una vida consciente desde el alma que eres, habitando tu cuerpo serrano que te da la oportunidad de disfrutar de la experiencia terrenal desde el amor.

Siempre he sido una niña muy buena, que se portaba siempre muy bien, sacaba muy buenas notas, era la hija, hermana, novia, alumna ideal… era prácticamente ‘perfecta’. Además, buscaba desesperadamente amar y que me amaran, sin saber muy bien cómo. Y así he crecido, creyendo que todo tenía que ser perfecto, no podía tener problemas (ni darlos), ni ponerme enferma siquiera. Para mí todo lo que no fuera estar siempre bien a ojos de los demás, o no conseguir resolver los problemas del resto, era un fracaso, algo estaba haciendo mal, tenía que buscar otra manera aún mejor. ¿Y todo por amor?

Y yo, inocente de mí, iba intentando «arreglarme» y «arreglar» a todo el mundo para que fueran perfectos, lo cual a veces parecía funcionar (con lo cual mi patrón de salvadora se veía muy reforzado), y otras era como pegarse calamonazos contra la pared (lo cual reforzaba mi rol de víctima y de no estar a la altura).

Lo que siempre he tenido claro, y eso no ha cambiado, es que estoy en este mundo para… llámalo: acompañar, compartir, aprender, enseñar, mostrar… yo ahora lo llamo «dar amor», aunque hasta hace bien poco no tenía ni la más remota idea de lo que era el AMOR con mayúsculas. De hecho cuanto más «amaba», más me agotaba… Iba en la dirección equivocada… ahora sé que es hacia mí hacia donde debo dirigir ese amor para poder dar y recibir desde el lugar correcto.

Fue a raíz de la enfermedad y el fallecimiento de mi padre, que me zambullí de lleno en el mayor viaje de mi vida, el viaje hacia mi interior. Más perdida que un pulpo en un garaje, me puse a buscar como una loca formas alternativas de vivir para no enfermar, para no sufrir dolor, para no sentir pena, para evitar cualquier situación que me produjera malestar, para amar y ser amada… Como el detonante de mi primer gran cambio de rumbo fue la enfermedad de mi padre, diría que «el no enfermar» fue el motor que me llevó a probar formas alternativas de vivir. Y mis primeros pinitos fueron practicando yoga (hasta formarme como profesora por la Yoga Alliance) y experimentando con la alimentación sana… con lo que nació mi primera experiencia como bloggera…

BioCocina con PituFina

Mi blog de alimentación consciente

Un camino que me ha enseñado, y me sigue enseñando a cómo recuperar vida y energía a través de la alimentación consciente. Aquí puedes encontrar muchas recetas, anécdotas y más cosicas que tienen que ver con un estilo de vida saludable.

Aunque mi salud física, mental y emocional mejoró muchísimo, sentía, y tenía la certeza de que me faltaba algo para vivir realmente en paz y encontrar mi bienestar… (aunque en ese momento no era consciente de que lo que seguía pretendiendo era ser y estar perfecta). Y seguí buscando. Una vez que había conseguido recuperar gran parte de mi energía y mi salud, comencé a centrarme en nuestra parte energética y espiritual, esa que no se ve, ni se puede tocar, pero que ya está demostrado que afecta a nuestro cuerpo, a nuestras células, a nuestros átomos y ¡¡hasta a nuestro ADN!!


Así que comencé a leer, estudiar y experimentar sobre aquello de que somos energía y de que somos un alma que habita un cuerpo… que los pensamientos, las emociones, nuestros actos, nuestras palabras son energía, y como tal no se destruyen, ni desaparecen… se transforman en improntas de información que se depositan en el espacio infinito que nos rodea y que tienen sus efectos sobre la materia, nuestro cuerpo. Esta información está disponible para todo aquel que se pare y que se de el tiempo de sentir y de escuchar… para todo aquel que elija vivir su vida de forma consciente, presente en cada momento, habitando el cuerpo. Y lo más importante de todo esto es que podemos cambiar la frecuencia de nuestro propio cuerpo a través de varias herramientas, desde la respiración consciente, hasta las ya conocidas terapias energéticas.


«Los seres humanos somos seres electromagnéticos»

Libro Sobrenatural, Joe Dispenza – Doctor en Quiropráctica, bioquímico y neurocientífico

«Los seres humanos somos seres electromagnéticos (entidades que envían y reciben mensajes constantemente mediante vibración de energías). Nuestros cuerpos están compuestos de luz e información gravitacionalmente organizadas».

«El campo electromagnético de la Tierra, vibra de forma natural a una frecuencia de 7’83 hercios, que protege y alienta todas las formas de vida… coincidencia o no es la misma frecuencia que se utiliza para sincronizar las ondas cerebrales».

«Las personas interactúan con el campo magnético terrestre y dejan su impronta en él, información que a su vez será distribuida en ondas portadoras por todo el planeta».


Es en este camino en el que estoy metida de lleno, con sus subidas y bajadas… porque si de algo estoy segura es de que para vivir en paz hay que acoger y abrazar cada una de nuestras experiencias.

Una vez leí en no sé dónde: «No tienes por qué averiguar cuál es tu misión en la vida, porque tu misión es vivir», y me dije ‘guaaauuuuu, y yo aquí dejándome el pellejo para hacerlo todo perfecto y maravillosamente bien (a ojos del mundo) cuando solo tengo que dedicarme ¡¡a vivir!!’. Y desde entonces me liberé de tal manera que simplemente vivo, sobre la marcha y lo mejor que puedo desde el nivel de conciencia que tengo en cada momento, sin intentar «arreglarme» para ser ‘perfecta’.

La verdad, que he de reconocer, que hubo un tiempo que creí que para vivir en paz, y eliminar todas nuestras preocupaciones y problemas, había que huir al lado espiritual, para lo que entendí que había que disociarse de todo lo que tiene que ver con lo mundano. Pero, es en este momento de mi vida en el que más estoy disfrutando del ámbito terrenal, habitando mi cuerpo físico, sabiendo que estamos aquí para vivir la experiencia de la materia densa (nuestro cuerpo) desde otro lugar, desde otra perspectiva… desde el amor.

No somos un cuerpo que posee un alma, sino que somos un alma que habita un cuerpo.

MI VIDA YA ES UNA MISIÓN EN SÍ MISMA

Me siento muy afortunada de estar donde estoy en este momento, y no precisamente porque mi vida sea siempre un camino de rosas, sino porque por fin, y lo digo bien alto, ¡POR FIN! he entendido que la verdadera experiencia de nuestra vida es poder fusionar el mundo espiritual con el terrenal, sin que ello nos suponga un desequilibrio, o un continuo conectar y desconectar, lo cual nos frustra continuamente. Y es en esta fusión donde encuentras el reconocimiento y la «verdadera perfección» de lo que somos.

Cuando por fin pude desmitificar el concepto de «vida espiritual» fue cuando todo cobró sentido para mí

Equilibrio


¿Qué más puedo contarte de mí?

Si te interesa, sigue conmigo…


Es en la aventuras del viaje de mi vida que descubro y me formo en Terapia Integral, Registros Akashicos y Arun Tacto Consciente, que junto a la Respiración Consciente, el Canto de las Vocales, y diversas terapias corportales y energéticas con las que trabajo, son para mí, sin duda, dos de las herramientas más amorosas y poderosas que jamás he conocido, que combinan a la perfección aquello de que «somos un alma, que habita un cuerpo»… y es a partir de aquí donde comienza a coger forma mi escuela, Eva|Consciente (Escuela de Vida & Amor Consciente), a través de la cual deseo con todo mi corazón poder facilitarte las herramientas que me ayudan a mí y a más personas, para que puedas vivir tu experiencia terrenal desde el ser maravilloso y perfecto que eres, sin sentir la necesidad de querer cambiarte continuamente… para que puedas vivir tu vida en paz, de forma consciente y desde el amor.

Soy Profesora de Yoga por la Yoga Alliance, Facilitadora de Yoga de las vocales o sonidos conscientes, realizo sesiones individuales de Terapia Integral de Vida Consciente, Registros Akashicos, Reiki, Sonoterapia con Cuencos Tibetanos y Arun Tacto Consciente, y soy aprendiz, practicante y Facilitadora de la Respiración Consciente, la herramienta más potente que poseemos para mantener la presencia, vivir el aquí y el ahora, disponible 24 horas al día, 365 días al año, y encima ¡¡es gratis!!


«En cuanto al yoga, me gustaría compartir mi más profundo amor y agradecimiento…»

En cuanto al yoga, me gustaría compartir mi más profundo amor y agradecimiento a esta milenaria disciplina y uno de los mejores sistemas de cuidado integral que existen. En el yoga, cuerpo, mente y espíritu se fortalecen y serenan con la práctica de las asanas, la respiración y la meditación. El yoga es una filosofía de vida, y engloba todo nuestro ser. Es por eso que siempre oímos decir a las personas “el yoga ha cambiado mi vida”. El yoga, más allá de una actividad física, cambia nuestra mente. Este cambio en la vibración de nuestra mente, hace que cambie nuestra percepción del entorno y con ello toda la vida. El yoga es un camino de vida…Pero, ¿cómo se convierten esas asanas que hago en un camino de vida? Y la respuesta es: es un proceso… la rutina periódica de yoga nos proporciona una gratificación instantánea surgida del hecho de haber ejercitado y oxigenado nuestro cuerpo y haberlo hecho atendiendo al equilibrio integral entre cuerpo, mente y alma. Como todos los cambios en la naturaleza, necesitan un tiempo para madurar. En lo natural, no hay nada que ocurra en 5 minutos. Eso es invento del hombre.

Y como cotilleo… Bueno, ya te he contado que soy la autora del blog BioCocina con Pitufina: alimentación consciente. Además soy Docente de formación profesional en la rama social de Servicios a la Comunidad y Educadora Social. Y por último pero no menos importante, soy Diplomada en Turismo, que algo tendrá que ver en todo esto, jaja.